Técnicas de Cálculo aplicables al Salvamento de Buques Varados

Portada artículo

Existe un concepto muy general e incluso habitual del término varada que comprende el hecho de situar un buque en un dique seco o varadero para inspeccionar, limpiar, reparar y pintar su carena; pero el sentido técnico del vocablo hace referencia al hecho de que un buque toque fondo y quede inmovilizado en él sin poder seguir flotando (siendo indiferente la naturaleza del fondo que produce la inmovilización), corriendo el riesgo de originarse averías importantes; en este sentido, se hace hincapié en que la varada significa que el buque queda inmovilizado, pero sin hundirse ni fracturarse contra la costa. En algunos casos la varada puede desembocar en una catástrofe ecológica por el vertido de combustible y/o carga a la mar.


El hecho de tocar o golpear con la quilla el fondo no se considera como una varada si no se ha dejado de flotar y el buque no queda inmovilizado durante un cierto tiempo; sin embargo tampoco se considera varada, cuando un buque se apoya sobre fondos blandos (arena, fango) en un estuario, ría o puerto por efecto de la bajamar, sin riesgo ni daños, pero con facilidad para recobrar su flotabilidad durante la pleamar sin asistencia. Veámoslo... Por Sebastián Rojo García, Práctico de Garrucha & Carboneras.

Artículo publicado en la revista Nº 65- Marzo 2011 de "Prácticos de Puerto".

AdjuntoTamaño
DESCARGA DEL ARTICULO900.17 KB