Inauguración Jornada Técnica – Congreso Anual de Prácticos de Puerto – Lanzarote 2017

Portada Jornada

Intervención del Ilmo. Sr. D. Rafael Rodríguez Valero, Director General de la Marina Mercante en la inauguración de la Jornada Técnica dentro del Programa del Congreso Anual de Prácticos de Puerto celebrada en Lanzarote el día 26 mayo de 2017.

Director General de la Marina MercanteAutoridades, compañeros, Presidente del Colegio Nacional de Prácticos de Puerto, querido Joan, amigos todos, muy buenos días.

En primer lugar muchísimas gracias por esta invitación para inaugurar la Jornada Técnica del Congreso Anual del Colegio Oficial Nacional de Prácticos de Puertos.

Para mí siempre es un placer tener la oportunidad de compartir con vosotros, unos momentos para intercambiar impresiones sobre el estado actual del practicaje en España.

Si además tengo la fortuna de que esos momentos tengan lugar en estas maravillosas islas canarias, y en particular en este paraíso que es Lanzarote, pues poco más puedo pedir.

No es mi intención la de daros ahora un extenso discurso sobre el estado actual del practicaje en España pero si quiero aprovechar esta ocasión para compartir con vosotros algunas reflexiones.

No os descubro nada nuevo, si os digo, que el practicaje en los últimos años ha experimentado una pequeña revolución en nuestro país. 

Y vosotros sois los principales protagonistas de esta revolución, y gracias a ella el practicaje, en España, ha sufrido un intenso proceso de profesionalización y tecnificación, que hacen, que actualmente se preste con unos niveles de calidad muy superiores a la de épocas no muy lejanas.

Los que desde hace años sabemos de la importancia del practicaje para la seguridad de los puertos, no olvidemos, que para que haya puertos, es necesario que arriben barcos, y éstos arriban si los puertos son seguros y ahí, la labor del practicaje, es fundamental. Muy frecuentemente se olvida esta obviedad.

Es cierto, que la profesionalización del sector marítimo es una tendencia de fondo en el mundo marítimo; del que valen como ejemplo la intensa especialización y el énfasis en el aseguramiento de unos niveles de calidad, conocimiento y experiencia destacables, que el principal instrumento normativo internacional, el Convenio STCW, ha venido incorporando en sus últimas enmiendas.

Pero no es menos cierto que los prácticos de España, hoy en día desarrollan su labor sustentados en un conjunto de conocimientos y experiencia  que no tienen nada que envidiar a nivel mundial.

Como ya sabéis, el conjunto normativo que establece los requisitos para los prácticos se compone por la Orden FOM/2417/2007  que regula el reconocimiento de la capacitación profesional para la prestación de los servicios de practicaje portuario, y por la más reciente Resolución de 4 de febrero de 2013, por la que se aprueba el programa de materias a que habrán de ajustarse, los ejercicios de las pruebas, para el reconocimiento de la capacitación profesional, para la prestación de los servicios de practicaje portuario. 

Pues bien, creo que el principal valor de estas dos normas no radica, o al menos no sólo, en su propio contenido, de cuya calidad no dudo por un solo momento, sino en el elevado grado de compromiso que el colectivo de los prácticos de puerto ha  adquirido en él. Son normas, que tienen la rara virtud de ser fruto de un proceso de diálogo sosegado y consensuado con los usuarios finales de la norma que, como no podía ser de otra manera,  ha terminado en un éxito.

Probablemente esto ha sido posible, porque el fin último de estas normativas es el asegurar un correcto nivel de seguridad en el acceso a nuestros puertos, y nada más lógico que poner a desarrollar las condiciones de seguridad  de la navegación en los puertos, a los profesionales de la seguridad, que son los prácticos españoles. Esto que parece tan claro, no lo es tanto, cuando hablamos de seguridad, hay una parte del desempeño profesional que tiene que ver con el celo y el amor propio que los profesionales concienciados de su labor, ponen en el día a día, y que exige un proceso de interiorización de la propia importancia de la labor realizada. En palabras más llanas: siempre es más sencillo poner la seguridad en manos de quien está convencido de la importancia de la misma. En este caso, en los prácticos de los puertos españoles.

No quiero extenderme demasiado, pero tampoco quiero pasar por alto el reconocimiento que el colectivo de Prácticos  merece, por su contribución a la seguridad de la navegación, en nuestros puertos. Sois una pieza fundamental de la arquitectura de la seguridad marítima en España.

Deseo además hacer explícito en este reconocimiento mi agradecimiento, no sólo, por las labores regladas o que normativamente tienen asignadas los prácticos, sino también por aquellas actuaciones que exceden su práctica habitual.

En múltiples ocasiones, todos podéis pensar en ejemplos recientes,  la administración marítima ha necesitado del conocimiento, experiencia y buen hacer de los prácticos de diversos puertos de España, y en todas las ocasiones que han sido requeridos, hemos podido confiar en su criterio y disposición. El colectivo de los prácticos, atesora unos valiosos conocimientos y experiencias que complementan, y en muchos casos exceden, o perfeccionan, a aquellos de los profesionales de la administración marítima. Esto os hace si cabe, más necesarios en tiempos, en los que las administraciones vemos muy restringida nuestra capacidad para contratar personal. Si a lo anterior añadimos el hecho de que los métodos de selección del personal, al servicio de las administraciones: las oposiciones, hacen que la experiencia laboral práctica no sea tenida en cuenta, y todavía más si tenemos en cuenta que los salarios de los funcionarios hacen difícil que un profesional, con años de experiencia en la mar quiera dejar su profesión y unirse a la administración. Tenemos un conjunto de condiciones que hacen más necesario que nunca, aprovechar el conocimiento, la experiencia y la valía profesional de los prácticos de los puertos españoles.

He dicho ya anteriormente que no me iba a extender y así va a ser, pero antes de despedirme quiero aprovechar, uno nunca sabe si tendrá otra oportunidad para hacerlo, así que no está de más, en que lo haga en esta ocasión, os quiero agradecer de corazón, tras más de cinco años en este puesto vuestra colaboración y vuestro trabajo. Con muchos de vosotros he tenido la ocasión, y la suerte, de trabajar mano a mano y no he podido tener una mejor experiencia. Y también, y ya como colectivo, el buen ánimo y el espíritu de colaboración y diálogo que a lo largo de estos años ha imperado en las relaciones entre los prácticos y la Dirección General de la Marina Mercante.

También quiero deciros que el estatus y la dignidad que habéis conseguido durante generaciones de prácticos, no se debe perder. 

Corren malos tiempos para todo lo que se llama la arquitectura de la seguridad marítima, y por tanto para la (safety and security), en la medida que sepamos defender esta situación, será la supervivencia del practicaje, entendida como una profesión digna.

De nuevo gracias a todos.

Director DGMM, Presidente Colegio y Presidente Federación

Le acompañan en la fotografía D. Joan A. Roig Carcellé, Presidente del Colegio Oficial Nacional de Prácticos de Puerto
y D. Juan Pedro Morales Chacón, Presidente de la Federación de Prácticos de Puerto de España.